inf2020-logotipo

CONGRESO EUROPEO DE OFICINA DE FARMACIA Y SALÓN DE MEDICAMENTOS Y PARAFARMACIA
32ª EDICIÓN / FERIA DE MADRID / 10 MAR - 12 MAR 2020 / EXCLUSIVAMENTE PROFESIONAL

 

Volver   

La queratosis actínica, una patología prevalente en la que el farmacéutico tiene mucho que aportar

 
La queratosis actínica, una patología prevalente en la que el farmacéutico tiene mucho que aportar

 

  • En el Aula Profesional de Infarma Barcelona 2019 titulada “Queratosis actínica, una patología de consulta cada vez más frecuente en la oficina de farmacia” -que despertó un gran interés entre los asistentes al Congreso- se abordó esta patología desde la vertiente médica, con la intervención del Dr. Malvehy, y desde el consejo farmacéutico, con las farmacéuticas Gema Herrerías y Marta Alcalde
  •  
  • El farmacéutico es un profesional que, por su accesibilidad y proximidad a la sociedad, resulta clave en el abordaje de la queratosis actínica, tanto desde la prevención como durante el tratamiento, que registra una baja adherencia debido a los efectos secundarios que puede producir

 

Barcelona, 5 de abril de 2019.- Una de las Aulas Profesionales que más interés despertó en Infarma fue “Queratosis actínica, una patología de consulta cada vez más frecuente en la oficina de farmacia”, celebrada el pasado 20 de marzo y que estuvo patrocinada por ISDIN.

Marta Alcalde, vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COF de Barcelona, moderadora de la conferencia, explicó que “actualmente, la queratosis actínica se considera uno de los carcinomas in situ más frecuentes entre la población”. “Es una forma incipiente de cáncer cutáneo de tipo no melanoma que se presenta en forma de múltiples lesiones y que, si no se trata con el tiempo, puede evolucionar a formas invasivas más peligrosas, como el carcinoma escamoso invasivo; de aquí la importancia de su detección”, afirmó.

Y añadió que la queratosis es una enfermedad “asociada a la exposición solar crónica, por eso actualmente cada vez encontramos más casos entre la población adulta y se estima que su prevalencia irá aumentando en los próximos años debido a la mayor esperanza de vida de las personas y a cambios de hábitos de exposición solar iniciados por nuestras sociedades en décadas pasadas y cuyos resultados se están recogiendo ahora. Por este motivo, este tipo de lesiones se ha convertido en un verdadero problema de salud pública, porque afectan notablemente a la calidad de vida de las personas afectadas y además suponen un importante gasto sanitario para el sistema".


El papel del farmacéutico en el abordaje de la queratosis actínica

Durante su intervención, Gema Herrerías, vocal de Dermofarmacia del COF de Sevilla, del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos (CACOF) y miembro del comité ejecutivo de la vocalía Nacional de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), expuso que el farmacéutico, como uno de los profesionales sanitarios más accesibles en la sociedad, tiene mucho que aportar en el abordaje de la queratosis actínica.

Entre las diferentes tareas que pueden desempeñar estos profesionales en relación a dicha patología destacan la de potenciar la adherencia al tratamiento; informar de la correcta aplicación del mismo a pacientes o cuidadores; informar de sus efectos secundarios (reacciones locales importantes); trasladar la importancia de los cuidados posteriores de la lesión; promover la fotoprotección, la fotoevitación y la autoexploración y hacer educación sanitaria y campañas de sensibilización sobre esta patología, con el fin de que ante cualquier lesión sospechosa se consulte con un especialista médico. 

La aparición de efectos secundarios provoca que el 79% de los pacientes dejen el tratamiento

Precisamente, la aparición de los efectos secundarios provoca que el 79% de los pacientes dejen el tratamiento y que, por tanto, la falta de adherencia sea el principal escollo a superar en el tratamiento de la queratosis actínica. Es un dato extraído del Estudio de adherencia al tratamiento farmacológico en queratosis actínica elaborado por el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CACOF), del que también se desprende que el 53% de los pacientes no olvida aplicar el tratamiento hasta notar mejoría. Es entonces cuando lo abandona en más de la mitad de los casos.

La tarea de los farmacéuticos es especialmente relevante en grupos de riesgo como personas con exposición solar crónica o aguda intermitente, sujetos con síndromes genéticos con alteraciones en los mecanismos de reparación del ADN, personas de fototipos Fitzpatrick I y II (piel, cabello y ojos claros, se queman con facilidad al sol), sujetos de edad avanzada, varones calvos en regiones de importante insolación, o pacientes inmunodeprimidos, especialmente trasplantados. 

En cuanto al momento de dispensar el tratamiento farmacológico, Herrerías diferenció cuatro bloques importantes: la correcta aplicación y adherencia al tratamiento farmacológico, las indicaciones en el manejo de la irritación local y las medidas higiénico sanitarias; la prevención primaria (fotoprotección específica) y la prevención secundaria (autoexploración, seguimiento y prevención de recividas). La vocal de Dermofarmacia del COF de Sevilla también se centró en los criterios de derivación al médico, como cuando el farmacéutico está delante de una queratosis actínica en tratamiento médico sin evolución positiva o cuando reaparece una lesión de queratosis actínica previamente diagnosticada y tratada por el médico.

Prevalencia de la queratosis actínica en España

Josep Malvehy, director de la Unidad de Cáncer Cutáneo (UCC) del Servicio de Dermatología del Hospital Clínic de Barcelona, expuso datos sobre laprevalencia de la queratosis actínica en nuestro país a partir del estudio EPIQA Study Group Prevalence of Actinic Keratosis in Different Regions of Spain (2015)realizado en los servicios hospitalarios de dermatología españoles. Según dicho estudio, se estimó que en población igual o mayor de 45 años afectaba a un 23,5% de los pacientes encuestados. Además, la prevalencia aumentaba con la edad llegando a un 60,4% en pacientes de más de 80 años. Otro dato muy interesante del estudio refleja que entre los pacientes a los que se les diagnosticó queratosis actínica, solo el 65% de ellos acudían a la consulta por este motivo, en el 35% restante el motivo de la consulta no tenía nada que ver con la lesión actínica. Según Alcalde, “este hecho demuestra que la queratosis actínica es una enfermedad infradiagnosticada e infravalorada por los pacientes, seguramente porque las lesiones son asintomáticas, poco visibles y en algunos casos sólo detectables con la exploración”.

En relación con los pacientes diagnosticados con queratosis actínica, según el estudio expuesto por el doctor, la edad media es de 74,3 años y el diagnóstico es mayor en hombres (59,5%) que en mujeres (40,5%). La mayor parte de los pacientes presentan lesiones múltiples y varias zonas afectadas, siendo la cara la zona más afectada con mayor frecuencia. El número de lesiones y zonas afectadas aumenta a medida que se incrementa la edad de los pacientes.

Otro de los datos relevantes que se desprendió de la ponencia del Dr. Malvehy, es que las queratosis actínicas subclínicas (no visibles) tienen una incidencia 10 veces superior que las visibles, especialmente en piel fotodañada. Para prevenir la evolución de las queratosis hacia carcinoma escamoso es necesario tratarlas, y como no podemos saber a qué lesión evolucionará, se hace necesario tratar todas, es decir, tanto las lesiones con clínica visible como el campo de cancerización (lesiones subclínicas).

Malvehy también habló de los diferentes tipos de tratamientos y de la eficacia del uso de ciertas enzimas reparadoras a la hora de mejorar el estado de las lesiones. También puso en evidencia que el tratamiento no es único e igual para todo el mundo, si no que la elección de uno u otro dependerá de múltiples factores: relacionados con el médico (experiencia y preferencia), el paciente (edad, comorbilidades, estado mental…) y el propio producto farmacéutico (disponibilidad, seguridad, eficacia, cosmeticidad y coste).

 

Educación para la salud de los pacientes y estrategias de prevención

Finalmente, Alcalde afirmó que “la educación para la salud de los pacientes es fundamental para conseguir cambios en sus comportamientos de exposición solar perjudiciales y para promover hábitos saludables. Es aquí donde los farmacéuticos, como agentes sanitarios, tenemos un papel muy importante para hacer llegar a la sociedad todos estos mensajes de cambio y de educación en hábitos positivos, que es en lo que se basan las estrategias de prevención primaria”, concluyó Alcalde.

Y añadió: “Pero no solo eso, porque también podemos ser muy activos en las estrategias de prevención secundarias y terciarias, que van dirigidas a la detección precoz de las lesiones y al restablecimiento de la salud una vez que se ha diagnosticado y tratado la enfermedad”.

 


 

 

Convocan:

Organiza:

En:

fira-barcelona

© Infarma 2019 | email: cofb@cofb.net - cofm@cofm.es - interalia@interalia.es | Todos los derechos reservados | Aviso legal